Sorpresa es la que se han llevado hoy los lectores de El periódico de Catalunya. Su portada aparecía esta mañana completamente en blanco con un enorme link-titular: “Los sondeos que no se pueden ver en España. Porque todos -no solo las élites- tenemos derecho a estar informados”. El diario ha esquivado la ley electoral publicando en su edición de Andorra un amplio sondeo.

El PP se coloca a solo —-puntos del PSOE y —en escaños“, -dice en esa edición-. Según la información la ventaja del PSOE sobre el PP se ha — a — pasando en una semana del—detectado en la encuesta elaborada “al día siguiente del primer debate” a solo el— que muestra la efectuada ayer, martes … [sigue]

La edición catalana explica su acción en un amplio editorial donde se critica “el error de prohibir los sondeos electorales” e indica un link de su edición de Andorra donde pueden encontrar tales sondeos.

“La prohibición a los medios de comunicación de publicar y difundir sondeos electorales durante los cinco días anteriores al de la votación, establecida en el artículo 69.7 de la ley electoral de 1985, supone una clara limitación de la libertad de expresión, impropia de una democracia consolidada como la nuestra”, dice el Periódico

Para el diario tal ley “es una norma obsoleta” puesto que los lectores pueden acceder por internet a los sondeos que se publiquen en el extranjero”, como los que ha anunciado ??El Periòdic d’Andorra??:

“Tampoco parece lógico -añade- que los sondeos queden prohibidos, pero las campañas electorales sigan con su habitual bombardeo de mensajes propagandísticos, muchos de ellos excesivos, cuando no demagógicos.
Reclamamos por ello que las autoridades políticas modifiquen durante la próxima legislatura ese artículo de la ley electoral. Para ello no faltan argumentos. Y el último de ellos es que en democracias sólidas como las de Francia o Estados Unidos no existe ya limitación para poner a disposición de los lectores información como la que para estos días anuncia El Periòdic d’Andorra….”

El periódico sostiene además que con esta acción no pretenden  “desafiar a las autoridades que velan por el correcto funcionamiento de los procesos electorales”.

Print Friendly, PDF & Email