Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “La ecología, la lucha contra el cambio climático, ocupa los grandes escenarios de la actualidad. Pero, por el momento, es música de violines. Todavía estamos en el espacio Disney: pronunciamientos, declaraciones, algunas iniciativas interesantes. Sabremos que la cosa va en serio cuando se nos anuncien sacrificios. Hasta ahora, nadie lo hace. La desproporción entre la contundencia de las advertencias científicas y la delicadeza de las respuestas políticas es clamorosa.

 Imagen de previsualización de YouTube

No se cuestiona el más mínimo aspecto de nuestro modelo de desarrollo. Crecer y crecer sin límite sigue siendo nuestro patrón económico. Y nada hay en el horizonte que insinúe el menor cambio. Ningún ciudadano cuenta con que este asunto vaya a exigirle esfuerzos, más allá de cerrar el grifo a tiempo y cosas así. Tener conciencia ecologista es todavía muy barato. Aún no afecta a la que actualmente es la víscera más sensible del organismo: el bolsillo. Pero por ahora sólo hemos aprobado el teórico. Nos queda el práctico, y tiene pinta de ir a ser duro. Hoy, por primera vez en la historia, a una cumbre ecológica han asistido también ministros de economía. Despacio y tarde, pero empieza a haber movimiento aunque, reconozcámoslo, es más bien un lustrado fashion que los gobiernos se dan para ir a la última. Los Estados Unidos, ni eso. Pero todo va muy deprisa. En muy pocos años subirá la marea. Ahí tienen los jóvenes la causa por la que luchar políticamente de verdad.”

Print Friendly, PDF & Email