Dos apuntes sobre dos grandes asuntos de la actualidad. Txeroki, su detención es un gran éxito, ETA tiene un problema muy serio: la creciente eficacia policial, y más con la excelente colaboración actual entre España y Francia. Pero ETA tiene un problema letal: su escasísima influencia política en Euskadi. Peor aún: desde hace mucho tiempo la banda terrorista perjudica las posibilidades políticas que dice defender, los que siguen apoyando a los pistoleros, menos cada vez, lo hacen por compañerismo místico, gregarismo o miedo.

 Imagen de previsualización de YouTube

Ya no por estrategia ni por táctica ni por nada con sentido político. No cabe mayor fracaso.

Cumbre de Washington, ¡qué discusión tan tonta la de la refundación o no del capitalismo! Desde que los sumos sacerdotes del ultraliberalismo empezaron a nacionalizar bancos y otras entidades financieras, estaban enterrando la doctrina que predicaban. Nos encontramos en un tiempo nuevo, diferente, en el que el sanedrín de los poderosos ha tenido que abrirse a países hasta ahora desdeñados y en el que se han propuesto acciones que hace unos meses pasarían por traición: “que el dinero de los estados respalde inversiones en conocimiento, investigación, energía, infraestructuras…”, eso han decidido. ¿Ponemos nombre a esa política? En Washington pasaron de puntillas para no humillar al anfitrión, George Bush (por cierto, ¡qué mal amigo Aznar! Deseó en “Le Figaro” que la historia hiciera justicia a Bush, ¡qué crueldad!). Un reparo serio a la cumbre de Washington es que diera por borrado el pasado. El gran desastre tiene culpables, a la Justicia corresponde detenerlos y juzgarlos y a la cumbre le hubiera correspondido identificar y condenar para siempre las figuras financieras y los comportamientos corruptos. Finalmente, aguardamos ahora, en España como en todo el mundo, las medidas concretas del Gobierno. Lo mas lógico es que el PP las apoye y mande callar a esos portavoces de boca grande y cerebro chico, demasiado chico para la importancia del momento que estamos viviendo.”

Print Friendly, PDF & Email