BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El renacentista Emilio Aragón, estrenó anoche su cantata “Longum Vitae Suspirium”, basada en textos de José Saramago. Allí acudimos María y yo invitados por Pilar del Río. La orquesta estaba dirigida por el maestro José Ramón Encinar. Fue un regalo formidable que agradecemos a Emilio y a Pilar porque realmente lo disfrutamos.

La obra nació de una idea discutida por Saramago y por Emilio Aragón sobre la antítesis entre el bien y el mal en la personificación de Caín y Abel. Aquello fue derivando después hacia el origen del universo y la humanidad. Y la propia Pilar del Río, -Pta. de la Fundación José Saramago-, fue conduciéndolo hacia un volúmen de poemas del Nobel, de 1975, del que Fernando Gómez Aguilera seleccionó algunos textos de acuerdo con Saramago. Se realizó una traducción al latín y nació esta obra musical de la imaginación de Aragón.

Y tiene muchísima fuerza. Precisamente, el hecho de ser cantada en latín consigue el objetivo, perseguido por Emilio, de evocar otro tiempo. El tiempo primero, un tiempo de principios, de cosmogonías.

 
Emilio Aragón se abraza a su madre emocionado tras el estreno

Y fue un estreno muy intenso en el Auditorio Nacional. Emilio confesó que un nudo atravesaba su estómago,  como cada vez que estrenaba una obra. Y Pilar del Río no pudo evitar la emoción de ver convertido en música aquel proyecto que  José no pudo escuchar acabado. Cuando terminó el estreno fuimos a La Alpargatería, junto al Auditorio Nacional. Allí la madre de Emilio Aragón, felicitándole por el resultado, se fundió en un intenso abrazo con su hijo, que pude fotografíar. Estaban todos. Y sólo faltó José, que estaba en la música de Emilio.

Fernando Berlín, María Martínez de La Sexta deportes con Emilio Aragón

Ayer, con María y Emilio

1 replica a este post
  1. Mis felicitaciones para el compositor. Disfruté del estreno de su obra que fue además magníficamente interpretada por la ORCAM. Fue una verdadera sorpresa para mi esposa y para mi.
    ¡¡¡Enhorabuena Emilio Aragón!!!