Alejandro Suárez, empresario, “business angel” y autor del libro, “Ha llegado la hora de montar tu empresa” repasa en una entrevista en ABC el contexto actual del mundo de los emprendedores. Y considera que en España en la actualidad se “maltrata” a este colectivo y desde 1977 se ha destruído muchísima vocación emprendedora.

Alejandro Suarez
(Foto: Flickr/closemarketing)

Para Alejandro Suarez en España, socialmente, el concepto de emprendedor tiene una connotación “romántica, es visto como si fuera un soñador” en cambio al empresario se le considera “un explotador de los trabajadores”. Pero asegura que las administraciones no hacen distinciones y se queja de que “para montar una empresa en España hay que pasar diez trámites y un tiempo de espera de 46 días. En los países de la OCDE, es de 3 trámites y 13 días.”

También revela que en España se emprende muy tarde, “la media está en torno a los 44 años” y que con la crisis se ha destrozado mucha vocación emprendedora. Aunque explica que no ha sido solo a causa de los problemas económicos: “En 1977, un 30% de la población española era emprendedora, ahora estamos en el 5%.”

Para remediarlo recomienda fomentar el estímulo desde la Universidad: “En los últimos años, las administraciones lo están intentando animando a la gente a montar su empresa, pero esa no es la solución, ya que no todo el mundo puede hacerlo. Hay que animar a quien realmente tiene condiciones para ello. Lo que han conseguido es empujar a muchos al fracaso. Para mí es más importante el estímulo desde la Universidad y no se hace. Sí las escuelas de negocio, pero no las universidades. En este país la Universidad está de espaldas al mundo de la empresa.”

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. No estoy en absoluto de acuerdo con las cifras, primero hay que definir claramente a qué se llama emprendedor, el rechazo social a no tener nómina y trabajo fijo viene de lejos, ya en “El Lazarillo” lo que se valoraba era medrar en la corte, osea, ser empleado del estado.
    Poniendo medios y facilitando el iniciar una actividad, se aumentará el porcentaje, partiendo de la base de que no es algo “genético” del español, y depende fundamentalmente del ambiente social.