Una bicicleta acuatica

En 2009, nació Poolbike desde Igualada (Cataluña). Fue una idea de Ferran Bosque, un emprendedor aficionado al ciclismo que dejó su trabajo en una empresa para lanzarse a la aventura de vender bicicletas para montar en piscina. Hoy su facturación está en 500.000 euros, el 65% de la cual viene de las ventas en el exterior: Francia, Italia, pero también Martinica, Bulgaria o Mexico. (Foto: Flickr/Betwenideas)Sus bicicletas sirven para hacer aqua-spinning, fitness o rehabilitación y pueden usarse incluso en el mar.  Están diseñadas en colaboración con Talleres Trevi, que las fabrica, mientras Poolbike lleva la estrategia comercial. Y casi desde el inicio optaron por expandirse internacionalmente. Empezaron por Francia y sus colonias, y luego diversos destinos de Europa. Y aspiran ahora a llegar a Brasil y Norteamérica.

En este video del ICEX, Ferran Bosque cuenta como fue crear la empresa y su expansión internacional.

Imagen de previsualización de YouTube

Y en el canal de Poolbike en Youtube se puede ver como se fabrican y usan estas bicicletas acuáticas.

Imagen de previsualización de YouTube