Un 29% de las firmas españolas actúa bien contra el estrés cuando la media de la UE ronda el 56%. Estos datos de las Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) colocan a España como el último de los 31 países de Europa en este asunto. Y el mismo informe señala que en la Unión se pierden unos 136.000 millones cada año por la caída de la productividad y los tratamientos derivados de trastornos mentales de los trabajadores como el estrés. (Foto: Flickr/Alancleaver)

Según un estudio de 2013 en colaboración con la Comisión e Ipsos, el 49% de los españoles declaró que es habitual sufrir estrés en sus puestos de trabajo. La media europea es del 51%. Sin embargo, apenas un 29% cree que el estrés se controla bien en su lugar de trabajo frente al 56% de toda Europa. España tiene la proporción más baja de los 31 países encuestados que dicen que el estrés está bien o muy bien controlado apunta el informe, realizado en base a 501 entrevistas telefónicas a empleados a tiempo completo, parcial y autónomos.

Además se perciben algunas diferencias en función del tamaño de las empresas. El 66% de los trabajadores españoles en sitios con más de 50 trabajadores dicen que el estrés relacionado con el trabajo no está bien controlado, en comparación con el 53% de los trabajadores en compañías más pequeñas. Y España está claramente a la cola de Europa en cuanto a las medidas tomadas en los últimos tres años en empresas que han reconocido casos estrés. Sólo un 29% cambió la organización del trabajo frente al 38% de Francia, el 47% de Reino Unido o el 45% de Alemania. Por su parte, apenas un 17% modificó los horarios frente al 33% de Francia, el 38% de Reino Unido o el 30% de Alemania.