Amnistía Internacional denuncia en un informe que una serie de lagunas legales permiten que empresas de la Unión Europea, incluídas dos españolas, exportan lo que consideran “instrumentos de tortura”. El informe, “De las palabras a los hechos” en colaboración con Omega Research Foundation menciona en concreto a la empresa española NIDEC y a otra con base en España, Grupo TDS, como responsables de poner a la venta y promocionar esposas paralizantes de 50.000 voltios fabricadas en EEUU por Myers Enterprises.

 

Imagen de previsualización de YouTube

En total la ONG calcula que unas 150 empresas europeas comercian con dispositivos de tortura considerados ilegales dentro de la Unión Europea. Se trata de esposas con sujeción a la pared, ??esposas para pulgares? metálicas, ??mangas? y ??esposas? de electrochoque que administran descargas de 50.000 voltios, bastones policiales eléctricos…  Y eso a pesar de los controles que se establecieron en la UE en 2006 para evitar el comercio con estos instrumentos.

Con respecto a España el informe dice “proveedores de material destinado a hacer cumplir la ley de Italia y España han publicitado la venta de esposas o mangas de electrochoque de 50.000 voltios para su uso con personas detenidas. Una laguna legal permite su comercio a pesar de ser, en esencia, semejantes a los cinturones paralizantes eléctricos cuya importación y exportación se prohíbe en todo el territorio de la Unión Europea”.

La empresa española NIDEC es, al igual que la mayoría de las que cita la ONG, una distribuidora legal de productos para fuerzas policiales y de seguridad, pero entre su oferta hay dispositivos para el maltrato humano, según AI, en concreto las esposas paralizantes Stun-cuff de Myers Enterprises. Un video de Youtube muestra las descargas que recibieron varios policías que las probaron voluntariamente.

 

Imagen de previsualización de YouTube

NIDEC tiene página web, perfil en Facebook (con más de 230 fans) y Twitter e incluso canal en Youtube. Venden buena parte de su catálogo a través de la red, aunque en su tienda electrónica no publicitan los grilletes que critica Amnistía Internacional. En ninguno de sus espacios multimedia han comentado tampoco las acusaciones.

La otra empresa española mencionada en el informe es el Grupo TDS, que tiene base en España. Se les considera responsables de promocionar las esposas de Myers Enterprises. También se hace referencia a Larrañaga y Elorza, empresa española que fabrica esposas de gran tamaño que incluyen el ??modelo 5050′, bajo el nombre comercial “Alcyon”. La compañía asegura que ya no fabrica material de retención para la pierna completa. Sin embargo, segun Amnistia al menos, dos empresas de otros países continúan ofreciendo restricciones para piernas y cadenas para la cintura que incorporan “esposas Alcyon”.

Además de España, Amnistía menciona entre los países que “han hecho la vista gorda” en mayor o menor medida a Alemania, la Republica Checa, Italia, Francia, Hungría, Belgica, Finlandia, Chipre y Malta.

Esposas para piernas y pulgares

“Además, sólo siete Estados han cumplido sus obligaciones legales en cuanto a informar públicamente de sus exportaciones en virtud del Reglamento.Tememos que algunos Estados no se estén tomando en serio sus obligaciones legales? ha afirmado Brian Wood, director del equipo de trabajo sobre Transferencias Militares, de Seguridad y Policiales de Amnistía Internacional.

Print Friendly, PDF & Email