Todos los medios del mundo se hacen eco hoy del canje de prisioneros protagonizado por Israel y Hezbola. La guerrilla libanesa ha entregado los cadáveres de los soldados israelíes Ehud Goldwasser y Eldad Regev, secuestrados hace dos años y cuya suerte no se sabía con seguridad aunque se sospechaba. Y a cambio de los cuerpos, el gobierno de Ehud Olmert ha liberado a cinco presos, entre ellos está Samir Kuntar… con varios delitos de sangre.

Samir Kuntar

(Fuente: Wikipedia)

En España este detalle apenas ha sido destacado por los medios de comunicación. En cambio el diario británico The Guardian ha puesto el acento en este aspecto. Esta liberación se produce cuando se mantiene vigente el debate sobre si se debe negociar con organizaciones terroristas y a escasas semanas de que, en nuestro país, salga de prisión el terrorista De Juana Chaos, también con un pasado sanguinario.

Samir Kuntar fue condenado a cinco cadenas perpetuas y 47 años adicionales de prisión por la muerte de cuatro personas, incluida una niña de cuatro años, en 1979 en un ataque en Israel. Kuntar que entonces tenía 16 años y pertencía al comando de una facción palestina, mató al padre, un policía israeli, de un disparo y luego le dió una paliza mortal a su hija. Otra hija de dos años del policía también falleció, al parecer ahogada por su madre que estaba escondida e intentaba mantener en silencio a la pequeña. Kuntar nunca ha mostrado arrepentimiento por sus actos.

Sin embargo el gobierno de Israel ha decidido aceptar su puesta en libertad para poder recuperar los cadaveres de sus hombres, un compromiso que los gobernante hebreos consideran sagrado. Shimon Peres, el presidente israelí lo ha expresado con esta palabras:

No es una elección alegre. Por un lado tenemos a un asesino terrible y por otro el compromiso con nuestros chivos que fueron enviados a luchar por su país. Es nuestro deber moral y nuestro deseo de corazón verlos volver a casa”

Además de liberar a Kantar y a otros cuatro presos, Israel también entregará a Hezbola los restos de 199 luchadores palestinos y libaneses muertos.

Print Friendly, PDF & Email