La empresas española se ha adjudicado, en consorcio con Odebrecht, el contrato para la construcción y posterior operación y mantenimiento de un gasoducto de más 1.000 km de longitud, desde la zona de selva hasta la costa del Perú. La concesión es por 34 años y representa la mayor inversión en infraestructura, en la historia del país.

El consorcio “Gasoducto Sur Peruano” ha sido elegido para el Proyecto Mejoras a la Seguridad Energética del País y Desarrollo del Gasoducto Peruano (GSP). Está participado en un 75% por la empresa brasileña Odebrecht y en un 25% por la española Enagas, que ha explicado que invertirá 250 millones de dólares.

Odebrecht es una compañía brasileña, presente en Perú desde hace 35 años, líder en la construcción de importantes proyectos en el sector de las infraestructuras. Para Enagás, es un socio estratégico que ofrece capacidades complementarias a las suyas. La compañía española está presente en Perú desde marzo de este año, cuando cerró la adquisición del 22,38% de Transportadora de Gas del Perú (TgP) a Hunt y Repsol. Enagás aportará su extenso conocimiento y experiencia en la operación y mantenimiento de un sistema gasista complejo como es el caso del español.

El Proyecto contempla la construcción y posterior operación y mantenimiento del gasoducto desde la zona de selva hasta la costa del Perú, y comprende el reforzamiento del sistema de transporte de gas natural y líquidos existente, impactando directamente en el desarrollo de las regiones de Cusco, Arequipa, Moquegua, Puno, Apurímac y Tacna. El plazo previsto para su puesta en operación comercial es de 56 meses, generará  alrededor de 7 mil puestos de trabajo directos en su etapa constructiva y ayurdará n esperada industrialización del sur del país.