BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

??Tuvimos que entrar en la OTAN porque cuando llegamos al gobierno nos dimos cuenta de que los tanques españoles no miraban a las fronteras, sino que apuntaban a Madrid?.

El enemigo estaba dentro y no fuera. Aquella observación, como he contado ya en este blog, nos la hizo Felipe González en el transcurso de un encuentro privado en su despacho en enero de 1999. Es casi literal, pues así quedó en la transcripción de la conversación. Hasta entonces yo nunca se lo había escuchado en público y, sin duda, le hubiera resultado muy rentable. Pero González es un político con una alta concepción del Estado, como destacan incluso sus mayores adversarios.

Con motivo del aniversario del Referendum, González calificó ayer en TVE de “error serio, serio” la convocatoria de aquella consulta.  El ex presidente sin embargo añade que “con la perspectiva de estos años” considera que “España está donde tiene que estar”.

González, en todo caso, dudaba de la consulta popular no de la decisión de entrar a la OTAN: “A los ciudadanos no se les debe consultar si quieren o no estar en un pacto militar, eso se debe llevar en los programas y se decide en las elecciones”, dijo.

La convocatoria de aquel referendum, es sin duda, una de las mayores espinas de los socialistas. Algunos trataron de ver, después, un cierto paralelismo con la promesa de Zapatero de sacar a las tropas de Irak. Asunto que zanjó rapidamente el presidente, sacándolas de allí nada más llegar a Moncloa.

Y es extraño que este siga siendo un asunto del que avergonzarse. Si en 1986 el peligro estaba en el interior, en el PSOE sólo podían saberlo al llegar al gobierno. Quizá la entrada en la OTAN fue una victoria del pragmatismo frente a la utopía, pero puso a los militares donde tenían que estar: a las órdenes de la democracia.

Print Friendly, PDF & Email