Desde 2012, el año en el que empezaron los recortes a las primas de las renovables, España ha recibido 34 demandas en el CIADI, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversores que es el órgano para arbitrajes empresariales del Banco Mundial. Esto supone más quejas que ningún otro país del mundo, por delante de Venezuela o Egipto, y afectan a la reputación de la seguridad jurídica española.

(Foto: Flickr/Egpost)

Los datos pertenecen al informe estadístico del propio CIADI y han sido recogidos por un artículo de Juan Cruz Peña en ElConfidencial. Revelan que aunque 2015 fue el año en el que España recibió más quejas de inversores, 15 en total, éstas han continuado en los ejercicios sucesivos y en 2018, por ejemplo, se presentaron otras cuatro. Unicamente Colombia superó a España en este aspecto el año pasado.

Las 34 demandas de arbitrajes que tiene España desde 2012, contrastan con las 20 que ha recibido Venezuela en el mismo plazop o las 16 de Perú. A nivel europeo, en esta clasificación, también aparecen países del Este como Croacia, Hungría o Bulgaria con 10, 9 y 7 quejas respectivamente. Y entre los grandes países de la UE, solo Italia “acompaña” a España, con 8 denuncias de inversores.

El problema para España es aún mayor, porque los inversores en primas de energía renovables no sólo la han demandado ante el CIADI, sino que también lo han hecho en otras organismos de arbitraje como Uncitral, que depende de la ONU o la Cámara de Comercio de Estocolmo. Así en total, España suma unas 40 demandas de inversores internacionales que reclaman al gobierno 10.000 millones de euros. En mayo de 2017, España ya perdió su primer caso de arbitraje ante el CIADI y fue condenada a pagar 128 millones de euros. Y en 2018, recibió una segunda sentencia desvfavorable, esta vez en la Cámara de Comercio de Estocolmo, que fijó una indemnización de 53 millones.

Print Friendly, PDF & Email