Por segunda vez en su historia y gracias al apoyo de 180 países de los 193 con derecho a voto, España formará parte del Consejo de DDHH de Naciones Unidas para el periodo entre 2018 y 2020. La votación secreta celebrada el pasado 16 de octubre en Nueva York ha hecho que además de la candidatura española, la de Australia también fuera elegida para ocupar una de las dos vacantes del grupo regional “Europa Occidental y otros”. Se da la circunstancia de que a principios de 2107, España dejó de ser miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y ahora a partir del 1 de enero del próximo año se incorpora a este nuevo órgano internacional.

Además de España y Australia, se han incorporado otros 15 países al Consejo distribuidos por regiones y entre los que se encuentran Angola, México, Pakistán o Ucrania, entre otros. Como miembro electo del Consejo, España que ya formó parte de este organismo entre 2010 y 2013, asume la responsabilidad de contribuir a mejorar la eficacia de la protección internacional de todos los derechos humanos y formular recomendaciones sobre cómo hacer frente a la violación de estos, bajo cuatro ejes: Derechos Humanos iguales para todos, Democracia y Estado de Derecho, Desarrollo Sostenible y Diálogo, Cooperación y Eficacia.

El gobierno español ha asegurado que sus prioridades se centran en la defensa y promoción de la democracia y el Estado de derecho; en la protección de los derechos civiles, políticos y económicos, sociales y culturales; la lucha contra la discriminación y contra el racismo, la xenofobia y los delitos de odio; y en la promoción de los derechos de las personas con discapacidad.

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o información: