“No es lo suficientemente buena”. Es lo que asegura un informe del Tribunal de Cuentas Europeo sobre la supervisión que da España a los espacios naturales protegidos por las normas comunitarias. En concreto se apunta que las autoridades españolas no cuidan suficientemente la Red Natura 2000 al carecer, como recoge un artículo de Raúl Rejón en Eldiario.es, de evaluaciones sistemáticas y completas para autorizar proyectos que pueden afectar a hábitats protegidos y de planes de vigilancia.

(Foto: Flickr/Antonio)

España es el segundo país de la UE con más lugares y extensión de territorios incluidos en Natura 2000, la red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad. Cuenta con más de  medio millón de kilómetros cuadrados, un 23% del suelo, 1.467 Lugares declarados de Importancia Comunitaria (LIC) y 985 Zonas de Especial Conservación.

Para comprobar cómo se gestionas, financian y vigilan esos espacios naturales, inspectores del Tribunal de Cuentas Europeo visitaron cinco países, entre ellos España. Y han dictaminado que en ninguno de los lugares de importancia ambiental evaluados se llevó a cabo un examen exhaustivo de cuáles podían ser los efectos de  proyectos aprobados para los objetivos de conservación y hábitat de la zona. También apunta que no se hace un seguimiento de los planes de gestión para mantener los espacios y que no existen planes de vigilancia de los hábitats, sólo “algunas acciones de vigilancia”.