Según los datos del Consejo Oleícola Internacional (COI), las aceitunas de mesa españolas suponen el 21% de la producción mundial y el 30% de las exportaciones, reafirmando el liderazgo global del país en este campo.  Se trata además de un sector al alza, ya que, el mismo COI destaca, que el consumo mundial de aceitunas ha crecido un 182% desde 1990.

(Foto:Flickr/Javierleiva)

El mundo se calcula que hay unos 850 millones de olivos, que ocupan una superficie de 10 millones de hectáreas. España cuenta según los últimos datos de superficies de cultivo de 2015 con más de 2,6 millones de hectáreas. La mayoría se dedica a la producción de aceite de oliva, pero un 5%, que suponen unas 145.751 hectáreas se dedican a las aceitunas de mesa, siendo Andalucía (83,49%) y Extremadura (13,76%) las dos regiones principales sumando entre ambas más del 97% del total.

La producción media mundial de las últimas cinco campañas, ente 2011 y 2016, ascendió a 2.563.700 toneladas, de las cuales 529.140 se produjeron en España, es decir, el 21% del total. A bastante distancia figuran el resto de países productores como Egipto y Turquía, que coparon ambos un 16% cada uno, Argelia (8%) o Grecia (7%).

España es también el mayor exportador de aceitunas de mesa del planeta. Entre 2011 y 2016, según los datos de ASEMESA, copó el 30% de las ventas mundiales, con 201.720 toneladas. Egipto fue el 2º mayor exportador alcanzando el 14%, quedando Marruecos a continuación con un 11%. En cuanto al destino de las aceitunas españolas, la UE es claramente el mercado principal. En 2015, el 43% de las producción española tuvo como destino países de la Unión Europea, mientras que el 29% fue a Norteamérica y un 9% a los países árabes.