La población española residente en el extranjero creció el año pasado un 4,4%, al salir del país un total de 101.581 personas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto supone que a fecha del 1 de enero de 2017 había 2.406.611 españoles viviendo en el exterior, casi un millón más que hace ocho años cuando comenzó la crisis.

Los datos son del PERE, Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero revelan que en total en 2016 se registraron en otros países 178.998 ciudadanos con nacionalidad española (ya que en la cifra final de “emigrados” se restan los que vivían en el exterior, pero regresaron a España en 2016). La mayoría eran personas nacidas fuera de España pero que poseen la nacionalidad. de este grupo, 88.892 (el 49,7 %) retornaron a su país de nacimiento mientras que 24.137 (13,5 %) se fueron a un país distinto. Hubo además 65.954 nacidos en España, un 36% de las salidas, que se marcharon al extranjero.

Actualmente, de los 2,4 millones de españoles que están establecidos en el extranjero, 794.209, un 33%, nació en España, 1.422.784 (59,1%) en su actual país de residencia y 182.144 (7,6%) en otros países. Esto evidencia que muchos de los que poseen la doble nacionalidad han vuelto a su lugar de origen tras la crisis, pero también que el  número de españoles que se marcha al exterior sigue creciendo.

Por continentes, el mayor número de personas con nacionalidad española que vive fuera está en América, 62,5%, seguido por Europa, 34,2% y resto del mundo, 3,4%. Pero por países, Reino Unido ha sido el que ha visto mayor incremento de población española en este 2016, 13.281 nuevos residentes, seguido por EEUU, 11.675, y Francia, 10.889. Aunque en términos globales Argentina es el país en el que más españoles residen, 448.050, seguido por Francia, 243.582, y por Venezuela, 180.497.