Al contrario que en el resto de la UE, donde los flujos de inversión exterior cayeron de media un 20%, en España este concepto se incrementó en un 4,3% el año pasado, segun estimaciones de la ONU [ver pdf]. En total la inversión neta en España alcanzó los 15.700 millones de dólares y nos sitúa como la 14ª economía del mundo que más IED recibió en 2010 [ver pdf]. China ha sido el país extranjero que más ha aumentado sus operaciones en España.

Billite de dolar
(Foto: Flickr/blipfish)

Las primeras estimaciones de la UNCTAD (Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), reflejan que los flujos de IED (Inversión Extranjera Directa) en el mundo se incrementaron en el 2010 en un 0,7%, hasta alcanzar los 1,12 billones de dólares. Se trata de un dato esperanzador que cambia la tendencia ya que en 2009, este concepto registró una caída del 37%.

La inversión extranjera recibida por España le permite desmarcarse del negativo comportamiento de la UE, que registró una caída media del 20% en este concepto. Particularmente afectadas por este descenso han resultado las economías de Grecia (-38,3%), Italia (-35,5%) e Irlanda (-6,3%).

Según los datos del Registro de Inversiones español, los principales inversores en España han incrementado sus operaciones de manera notable en los primeros nueve meses del año, concretamente Estados Unidos en un 79%, Reino Unido en un 102%, Países Bajos en un 170% e Italia en un 276%. China, por su parte, es el país que ha registrado un mayor aumento de su inversión en España:  511% más.

A destacar que la IED en los países desarrollados fue de 527.000 millones de dólares, un 6,9% menos que el año anterior que contrasta con un incremento del 9,7% de las economías en desarrollo.  Estados Unidos se sitúa como el principal receptor de inversión extranjera, seguido de China y Hong Kong y Francia en tercer lugar.