“Mientras España continúa su lucha, ajustando presupuestos y recortando gastos, uno de los pasatiempos favoritos de los españoles -la siesta- está bajo amenaza por el gobierno que busca nuevas maneras de impulsar la productividad”, arranca el artículo.

siesta_gato
(Foto: flickr)

 

  •  “Las comidas de tres horas y la siestecita de después, durante mucho tiempo la envidia de sus vecinos europeos, puede tener los días contados en España. El mes pasado, una comisión parlamentaria pidió al gobierno que retrase los relojes una hora e introduzca la jornada laboral de nueve de la mañana a cinco de la tarde”.

 

“Con una economía en recesión y un desempleo entre los más altos de Europa, -analiza el artículo- la media sería el último movimiento de esta nación mediterránea para estimular el crecimiento y crear puestos de trabajo, en medio de una crisis de deuda de la eurozona que dura ya cuatro largos años”.

“La idea sería que España retornase al huso horario del meridiano de Greenwich, un huso que España abandonó en los años 40, cuando el dictador Francisco Franco adelantó los relojes para sincronizarlos con los de la Alemania nazi”.

Leer artículo completo en CNN