Russel Tice un ex analista de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU, ha revelado que la campaña de espionaje ilegal que montó la Administración de Bush sirvió para vigilar también a objetivos norteamericanos que se sabía que no eran terroristas. Y en el programa de la NBC de Keith Olberman “Countdown” citó específicamente a los periodistas.

Tice lleva tiempo revelando algunos de los secretos de la NSA para la que trabajó. Fue la fuente del New York Times en 2005 y después fue represaliado por el gobierno. Ahora, pocas horas antes del cambio de presidencia, fue a la televisión y aseguró que se monitorizaron expresamente comunicaciones de muchos individuos y grupos norteamericanos que no eran sospechosos de terrorismo.

Y concretamente había una cobertura exhaustiva, no puntual, de periodistas y medios de comunicación. En cuanto al tipo de comunicaciones que se guardaban de estos sujetos, Russel Tice declaró que se recopilaba todo, desde llamadas a emails personales hasta profesionales, aunque desconoce cual pudo ser el uso que se dió a este material.

En 2006, George Bush admitio la existencia de la red de espionaje teléfonico y de Internet sin autorización judicial y la justificó: “La seguridad del pueblo estadounidense depende de nuestra habilidad para saber con quién están hablando los terroristas y qué están planificando”, dijo. Insistió en que no se trataba de un espionaje “doméstico” sino de comunicaciones internacionales. “(Los terroristas) se mezclan con la población estadounidense. Ellos reciben sus órdenes desde el exterior y emergen para golpearnos desde dentro”. (Fuente: Boingboing)

Print Friendly, PDF & Email