Valorado en 6.070 millones de euros, el contrato que acaba de lograr el grupo FCC para construir tres líneas de metro en la capital de Arabia Saudi es el mayor adjudicado hasta ahora a una constructora española fuera de nuestras fronteras. El plazo de ejecución de las obras será de cinco años y su construcción dará empleo a más de 15.000 personas.

La Autoridad para el Desarrollo de Riad (ADA, por sus siglas en inglés) ha adjudicado al consorcio liderado por FCC e integrado también por los coreanos de Samsung, los franceses de Alstom, los holandeses de Strukton, Freyssinet Saudi Arabia y las ingenierías española Typsa y francesa Setec, el paquete para construir las líneas 4, 5 y 6 del metro de la ciudad.

El suburbano de Riad es el más grande del mundo en proyecto, tendrá seis líneas con un total de 176 kilómetros de longitud por los que circularán trenes eléctricos sin conductor. El presupuesto global estimado está por encima de los 16.300 millones de euros, dos veces y media el tren Medina-La Meca. Los trabajos de diseño darán comienzo de inmediato y la construcción se iniciará en el primer trimestre de 2014, según anunció el Gobierno.

El lote adjudicado al consorcio liderado por FCC – llamado Grupo de Servicios Ciudadanos- consiste en el diseño y la construcción de las líneas 4 (naranja), 5 (amarilla) y 6 (púrpura), que constarán de 25 estaciones para las que serán necesarios un total de 64,6 kilómetros de vías de metro, 29,8 kilómetros de viaductos, 26,6 kilómetros de vías subterráneas y 8,2 kilómetros de vías de superficie.

Los otros dos adjudicatarios son Bechtel Corporation, el gigante estadounidense de la construcción, líder del grupo en el que también participan la alemana Siemens y la estadounidense Ansaldo, que ha obtenido el mayor contrato: 7.104 millones de euros para la construcción de dos líneas; y un consorcio encabezado por la italiana Ansaldo STS que integran además la canadiense Bombardier y la india Larsen & Toubro, y que se ha adjudicado el resto de contratos por valor de 3.853 millones.