En los nueve primeros meses del año, el Grupo FCC tuvo unas pérdidas de 675 millones de euros como consecuencia de la liquidación de Alpine, del ajuste del valor de los activos en energías renovables, y también por culpa de los costes asociados a los distintos procesos de reestructuración. La buena noticia es que en el mismo periodo, la deuda financiera se ha reducido un 7,2%.

 


(Foto: FCC)

 

En un escenario de fuerte caída de la actividad de infraestructuras en el mercado nacional, la cifra de negocio ha caído hasta los 4.965 millones de euros, un 9,8% menos que en el mismo periodo del año anterior. También cae el resultado bruto de explotación (Ebitda), que se queda en 504 millones de euros, un descenso del 34,9% frente al obtenido en septiembre pasado.

En el lado positivo destaca la reducción de la deuda en un 7,2% en solo nueve meses hasta quedar en 6.577 millones. Esta cifra está en línea con los objetivos marcados en el Plan Estratégico. Destaca también la cartera de pedidos, que aumenta un 4,9 % hasta los 32.408 millones, lo que equivale a la facturación de más de tres ejercicios.

La compañía asegura que el margen operativo mejora en todas las áreas hasta alcanzar un 10,2%, por loq ue confía en una progresiva recuperación que deberá consolidarse en 2014.