Las dos constructoras españolas han recibido buenas noticias desde el extranjero en los últimos días. Ferrovial ha obtenido tres contratos en Polonia por valor de 100 millones de euros, mientras que Acciona se ha adjudicado su primer contrato en Filipinas: una planta potabilizadora de 90 millones.

Un centro médico, unas oficinas y una nave para IKEA, son los tres contratos que ha conseguido la empresa que dirige la familia Del Pino en Polonia. Entre los tres suman 443 millones de zlothys (100 millones de euros). El mayor proyecto para Ferrovial, que opera en Polonia a través de su filial Budimex, es la construcción de un centro de medicina no invasiva para la Universidad de Gdansk. Se encargará de desarrollar tres edificios del complejo y la infraestructura asociada por 65,5 millones de euros.

Pero además Ferrovial se ha adjudicado la construcción de un edificio de oficinas para la compañía BZ WBK Leasing por 18,5 millones en Wroclaw y la de un edificio comercial y de oficinas para IKEA dentro del Parque Comercial Franowo en Poznan por 17,6 millones.

Por su parte Acciona ha firmado un contrato para el diseño, construcción, operación y mantenimiento durante un año de la planta potabilizadora de agua salobre, Putatan 2, en Filipinas. Es la primera adjudicación que logra en este país la empresa española que aspira con ello a dar el salto al Sudeste asiático.  Para este proyecto, Acciona Agua ha ido en consorcio con dos empresas locales, Jardine Electric Control Philippines (JECP) y Frey Fil.

La planta tiene un valor aproximado de 90 millones y está previsto que esté terminada a mediados de 2018. Ubicada en la localidad de Muntinlupa, en el extremo sur del área metropolitana de la capital Manila, la planta se localizará en una zona adyacente a la potabilizadora existente (Putatan 1) y prestará servicio a un área que incluye a casi 6 millones de personas.

ACCIONA DEPURADORA