Una salida del Reino Unido de la Unión Europea tendría consecuencias para el conjunto del continente en general y para España, en particular. Periodistas y economistas analizan en la red ese posible impacto en economía, negocios, política comunitaria, presupuestos o inmigración. Sobre España se apunta que un Brexit podría reducir el PIB, aunque de forma moderada, e implicaría quedarse al borde de convertirse en contribuyente neto de la UE. Se señala que también habría un impacto negativo en turismo, comercio y política exterior.