La confirmación de que Pedro Sánchez se presentará a las primarias para liderar el partido socialista es valorada en la red por periodistas, políticos, corresponsales extranjeros y analistas. Se resalta que la candidatura del ex secretario general altera el guión por el liderazgo socialista y muchos señalan que es un rival “temido” por el establishment porque encarna la desconexión entre bases y dirigentes que parece afectar a buena parte de la izquierda en Europa. De hecho hay varias comparaciones y asociaciones entre el reciente triunfo del candidato “izquierdista” Benoit Hamon en las primarias de los socialistas franceses y el caso de Pedro Sánchez. También se advierte de que la batalla en el PSOE puede fracturar el partido y/o amenazar la tregua que ha permitido el gobierno de Rajoy.