La detención, por una acusación de extorsión, de las cúpulas de Manos Limpias y Ausbanc, con sus líderes Miguel Bernad y Luis Pineda a la cabeza, ha desencadenado una avalancha de reacciones y comentarios en la red. Se habla del “cazador cazado” y muchos cuestionan a las dos organizaciones, aunque también hay quien defiende su labor a la hora de llevar a corruptos ante la justicia. Se destaca la actuación policial y judicial, pero sobre todo se pone el foco en lo que implica esta operación y los motivos que la han impulsado. Especialmente se señalan las consecuencias que puede tener en casos como el juicio contra la Infanta Cristina, o la querella contra Podemos.

Markus Bönisch, corresponsala alemán: “La policía y la justicia española parecen beneficiarse de la paralisis política. Líderes de Ausbanc detenidos.”