La división interna entre las corrientes lideradas por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han desembocado en lo que se señala casi con unanimidad por parte de periodistas, politólogos, corresponsales extranjeros y votantes, como una auténtica crisis de la formación morada. Muchos califican la pelea entre los dos bandos como “bochornosa” y propia de la “vieja política” aunque hay división de opiniones sobre a quién está beneficiando. De cara al futuro de Podemos se alerta del riesgo de construir un partido uniforme que desangre el proyecto original que ilusionó a millones de simpatizantes, e incluso que termine en una escisión. Aunque también se señalan posibles soluciones y un nombre: Ada Colau.

Mathieu de Taillac de Le Figaro: “Tras semanas de enfrentamiento entre su corriente y la de su nº2, Pablo Iglesias pide perdón a sus militantes por `avergonzarles´.”

Print Friendly, PDF & Email