Las declaraciones del alcalde de Cádiz defendiendo la venta de corbetas a Arabia Saudí porque darán trabajo a los astilleros de Navantia en la ciudad ha provocado un fuerte debate en la red y muchas críticas para José María González, Kichi. Se recoge su opinión en el programa de TV “Salvados” y su artículo justificándose con el argumento de que hay un “chantaje” de la industria militar porque los astilleros de Cádiz son “rehenes del paro”. Muchos señalan sin embargo que el caso ha evidenciado sus contradicciones y hace daño a Podemos, especialmente porque recurre al mismo argumento que el gobierno central para justificar la operación. Aunque también hay defensores de Kichi y algunas voces que critican que se vuelque la responsabilidad en él o en el eslabón más débil.