BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Una gran parte de la prensa extranjera ha recogido la negativa de Obama de acudir a Europa. La Stampa lo titula como “La bofetada de Washington”, El Washington Post, dice que “España está decepcionada” y El Financial Times cree que “Obama desprecia a Europa” y que la cumbre europea “sufre un golpe sorpresa” de la Casa Blanca.  El norteamericano The Wall Street Journal también publica un texto sobre el tema, de Laura Meckler y de Stephen Fidler:

“…Obama limita su número de viajes al exterior en comparación con el record de viajes al extranjero del año pasado. La decisión de no participar en la cumbre de la UE probablemente decepcionará a muchos europeos, especialmente a España, actual titular de la presidencia rotativa de la UE, que esperaba ser la anfitriona de la cumbre de Madrid en mayo. También puede alimentar los temores sobre que Obama ve a la UE como irrelevante. La mayoría de los estadounidenses, sin embargo, no están familiarizados con esa reunión?.

??El presidente tiene previsto viajar a Asia esta primavera a Sudáfrica éste verano y a Portugal para la cumbre de la OTAN al final del año. Algunos responsables gubernamentales declararon que podría ir de nuevo a Europa para firmar un tratado de desarme nuclear si se logra alcanzar un acuerdo. Las mismas fuentes de Estados Unidos también señalaron que hay confusión sobre si la cumbre será organizada por España, que actualmente ocupa la presidencia de la UE, o en Bruselas, donde la UE tiene su sede?.

Es inexacto interpretar que la tal “bofetada de Washington” tiene como destinatario a Zapatero, pues en efecto, es la UE quien convoca al Presidente norteamericano.

A menudo se corre el riesgo de medir ingenuamente la relación de Obama y los EEUU con España. Ya se sabe que EEUU “no tiene amigos o enemigos…solo intereses que defender”. De la misma manera que no se puede decir que España se encuentre en este momento entre los aliados incómodos, sería un enorme error pensar que España está entre sus intereses prioritarios. Pero ¿se puede deducir de esto que la ausencia es una bofetada a Zapatero?

Print Friendly, PDF & Email