Fiona Maharg-Bravo, de Reuters Breakingviews, analiza en radiocable.com de forma positiva las últimas operaciones de grandes fortunas como Carlos Slim o George Soros en España. Lo achaca a que ahora hay una visión desde fuera de que España tiene potencial de crecimiento y ha hecho los deberes, de tal manera que el mercado inmobiliario por fin puede empezar a despegar. En un reciente artículo, la corresponsal detallaba la última compra de Slim en Realia y apuntaba a un posible conflicto de intereses, dada su participación en FCC. Aunque señala que para la constructora española puede ser “muy bueno” tener al magnate mexicano como accionista.

Fiona Maharg-Bravo recuerda: “Slim ya entró en diciembre en FCC. Parecía que iba a entrar George Soros, pero al final hubo otro acuerdo y Carlos Slim se quedó con un 25%. Y eso le ha dado bastante influencia, no sólo en FCC, sino también en otras dos empresa que cotizan en bolsa y en las que participa FCC: Cementos Portland y Realia. Lo que es llamativo es la última operación de Slim de comprarle a Bankia un 25% de Realia, donde ya influía a través de FCC. Lo curioso es que FCC iba a vender su participación en Realia, pero cuando entró Slim anunción que no lo haría. Y es llamativo que éste ahora haya comprado el 25% de Bankia e incluso pueda hacer una OPA por el resto.”

En cuanto al interés del magnate mexicano y otras grandes fortunas por España apunta: “Ahora Slim tiene una influencia muy importante en tres empresas cotizadas: FCC, Realia y Cementos Portland. No sé si se puede hablar de pequeño imperio, pero si de presencia notable. Y no es el único. Parece que España se ha convertido un poco en el `patio de recreo´ de los grandes millonarios en inmobiliaria. Es una tendencia que empezó hace un año cuando se lanzaron las dos socimis, de Hispania y del Grupo LAR, que es donde entraron Soros y Paulson. Ahi se vió que en España, aunque parecía que iba a remontar el mercado inmobiliario, no había canales para que invirtieran los extranjeros de manera fácil. Y las Socimi, que son un instrumento para invertir con una fiscalidad eficiente, tuvieron mucho éxito.”

La corresponsal analiza los efectos que estas inversiones pueden tener para España y para las empresas: “Es positivo cuando ayuda a empresas a desapalancarse, como FCC que necesitaba capital nuevo. Y también es bueno que haya demanda para el mercado inmobiliario, cuando la demanda nacional no es muy fuerte y aun queda mucha oferta por absorber.”

Sobre Carlos Slim, Fiona Maharg Bravo advierte: “Habrá que tener cuidado, porque tiene una participación importante en FCC y al mismo tiempo intenta crecer invirtiendo en otras empresas participadas como Realia. Puede haber un cierto riesgo de conflicto de intereses que tendrán que manejar. Aunque para FCC, tener a Slim como accionista mayoritario puede ser muy positivo. Él tiene muchos contactos en Latinoamérica y puede que FCC tenga ahora más posibilidades de crecer allí.”

En cuanto a por qué se produce ahora todo este “desembarco” de grandes inversores internacionales en España, la periodista asegura: “Hay ahora una visión desde fuera de que España es un país que tiene potencial de crecimiento, que ha hecho los deberes y donde parece que el mercado inmobiliario está por fin empezando a despegar. Como inversor intentas comprar cuando piensas que ya ha dejado de bajar. Y creo que estamos ahí. En el caso de FCC, el tema fue un poco más oportunista, porque la empresa quería o necesitaba reducir deuda, y Slim entró cuando ha podido.”