Pese a la manifestación contra la interrupción del embarazo, -que se celebra en Francia cada año en estas fechas coincidiendo con la aprobación de la Ley Veil de 1975- y que este año ha incluído referencias a España, la gran mayoría de la sociedad francesa, los medios de comunicación e incluso muchos políticos conservadores defienden con fuerza el derecho de las mujeres a interrumpir voluntariamente el embarazo. El gobierno socialista plantea incluso reforzar ese derecho con una enmienda. Aunque muchas voces mantienen que reformar la legislación sobre aborto, como se ha hecho en España, causa división.

(Foto: Flickr/Anfad)

Le Figaro señala que la Ley española que inspira a los antiabortistas franceses, divide a España e incluso al PP. El principal diario conservador galo en una crónica de Mathieu de Taillac apunta: “Las organizaciones feministas, los profesionales de planificación familiar y la oposición de izquierda se han levantado con fuerza contra el proyecto actual y advierten de una vuelta a abortos ilegales y en el extranjero. El PP tiene mayoría absoluta en el Parlamento, pero las reacciones han sido fuertes, incluso entre sus filas. Celia Villalobos, por ejemplo, vice-Presidenta del Congreso de los Diputados, reclamó a Rajoy libertad para que los parlamentarios votaran la ley de conciencia.”

Le Monde recoge que tanto la ministra socialista como Marine Le Pen dicen que el derecho al aborto no está en peligro. Dice: “La ministra de Derechos de la Mujer, Najat Belkacem-Vallaud reafirmó la importancia de defender el derecho a la libre elección de las mujeres: `Miles de personas se manifestaron, como cada año para protestar contra el derecho al aborto. Seamos claros: es una constante. Todavía hay gente en nuestro país que no reconoce que a las mujeres la libertad para disponer de su cuerpo. Pero la gran mayoría de los franceses apoya plenamente a derecho al aborto. No hay riesgo de fractura en la sociedad francesa´ resaltó Belkacem-Vallaud.

 

Marine Le Pen, presidente del Frente Nacional, dijo que su partido `no quiere cambiar la capacidad de acceso al aborto´, pero sí luchar contra `su completa banalización´, que según ella defienden los socialistas. La jefa del partido de extrema derecha aseguró: `El acceso al aborto no está en peligro en Francia´. “

En BFMTV, un ex ministro conservador de UMP señala que el sistema francés funciona y “no se toca” porque cambiarlo crea división. “Bruno Le Maire asegura: `No se toca la Ley Veil. No veo interés en reabrir hoy el debate sobre la ley del aborto. Es un progreso muy importante para las mujeres. Gracias a esa ley tenemos en Francia un sistema que funciona´. Añade que querer modificarlo `reabre divisiones. Francia ahora no puede soportar nuevas divisiones. Los avances son frágiles, puede haber regresiones lo hemos visto en España. Es un riesgo grave que yo no correría ha señalado Bruno Le Maire.”

La Croix señala que la reforma del aborto divide a la derecha española en el poder. La crónica de su corresponsal Valerie Demon dice: “El gobierno español del PP sospechaba que el proyecto de ley sobre el aborto causaría un gran revuelo dentro de la oposición socialista. Pero no había previsto la controversia dentro de su partido. Varios miembros influyentes y barones regionales del PP han expresado su deseo de modificar el proyecto, e incluso su frontal oposición. En un partido acostumbrado a la ausencia de debate público, estas declaraciones han producido un efecto de un shock.”

Liberation resalta que Vallaud-Belkacem denuncias “las tentaciones de regresión”. Explica: “La ministra de los Derechos de la Mujer Najat Belkacem-Vallaud defendió el derecho a la libre elección de las mujeres en materia de aborto, frente a lo que llamó: `tentaciones de regresión´ actuales, tras una manifestación de opositores al aborto en París. `Esas tentaciones de regresión están muy presentes´, dijo la ministra, citando en particular a España, donde un proyecto de ley quiere restringir el derecho al aborto de manera drástica. `Por lo tanto, en Francia nos reafirmamos y fortalecemos el derecho al aborto´.”

Le Parisien cita a un ministro de Sarkozy que defiende con fiereza el derecho al aborto. Jean  Louis Borloo (UDI), al tiempo que defiende con fiereza la ley Veilcreen que no era necesario reabrir ese debate. El presidente de la UDI está preocupado por volver a abrir un debate sobre el aborto: “Yo no volvería a abrir este debate , se corre el riesgo de abrir la caja de Pandora´. Aunque considera que la enmienda propuesta “no es un asunto de Estado´ o `drama´. Pero recomienda estar `extremadamente atentos a cualquier regresión ” en relación con la ley Veil, un gran avance. El derecho de las mujeres a disponer de ellas mismas es una piedra fundamental y debe ser defendido de manera muy fuerte´ dijo”.

Print Friendly, PDF & Email