El diario británico analiza en una crónica de su corresponsal Miles Johnson los intentos del gobierno para mitigar el miedo de los inversores a que se produzcan fusiones por presiones políticas. Detallan las explicaciones del ejecutivo y de los propios bancos.

una sucursal del Banco Santander
(Fot0: Flickr/Ricardoricote)

El Financial Times asegura: “Los grandes bancos españoles no se verán obligados a emprender fusiones por motivaciones políticas, según funcionarios del gobierno, tras los temores de que la presión gubernamental en favor de la consolidación pudiera poner en peligro los intereses de los accionistas. Los bancos de España, a quienes la nueva legislación anima a tragarse a los rivales más débiles, no se verán forzados a realizar ??fusiones antinaturales? que pudieran correr el riesgo de asustar a los inversores internacionales y drenar el capital extranjero del sector”.

El diario explica que los temores han salido sobre todo de inversores en el Banco Santader y BBVA, pero explican que ambas entidades “han informado que no tomarían ninguna medida que fuera en contra de esos intereses. Los temores sobre la interferencia del gobierno se deben s los nuevos planes para obligar a los bancos a tener en cuenta las grandes pérdidas en préstamos inmobiliarios incobrables y acelerar la consolidación en un país que se estima tiene una sucursal bancaria por cada 1.000 habitantes.”

Pese a todo, recogen la opinión de diversos analistas que creen que aunque pequeño, existe un riesgo de que grandes entidades se vean obligadas a hacerse con otras más débiles: “Mariano Rajoy ha dicho que se necesitará más consolidación. Bajo las nuevas normas, a los bancos que se fusionen se les dará más tiempo para alcanzar el incremento de las necesidades de provisión fijadas por el gobierno.”

“Otros analistas han afirmado que, aunque sería improbable que los bancos grandes de España se arriesgaran a enojar a sus inversores incrementando la exposición al mercado interno con problemas, todavía sería posible un gran acuerdo si se ofrecieran los incentivos estatales correctos, tales como un plan de protección de activos” aseguran.

Print Friendly, PDF & Email