Diarios británicos como The Guardian y Daily Telegraph, alemanes como el Frankfurter Allgemeine Zeitung y Frankfurter Rundschau, italianos como Il Messagero o La Stampa y hasta holandeses se fijan en como el triunfo de España en Sudáfrica parece haber impulsado una unidad nacional impensable hasta ahora. La prensa extranjera subraya como pese a la diversidad y las tensiones nacionalistas, el país entero parece disfrutar en conjunto de la victoria. Aunque se preguntan ¿hasta cuando?

 

Imagen de previsualización de YouTube

The Guardian en un editorail considera que el triunfo de España en el Mundial de futbol puede ayudar a crear una base para tener un identidad española. “Es posible que el campeonato mundial de futbol cambie esto y devuelva cierto grado de unidad a España. Por un instante, el domingo por la noche, ciertamente parecía que esto podía ser posible. Había banderas españolas y alegres multitudes en Barcelona y en Madrid; los pocos avinagrados que decían que iban a favor de los holandeses cambiaron de opinión en su mayoría?. ??De todas formas, los retos que tiene España son grandes: sus fronteras albergan gente de muy diferentes identidades nacionales, que hablan lenguas distintas y que poseen una variedad de constituciones autónomas. El país también tiene un pasado reciente de dictadura y un pasado nacionalista. Todo esto incentiva la fragmentación.? dice también el texto.

Por su parte el Daily Telegraph habla de “futbol político que une a España” y considera que la Copa del Mundo ha demostrado que “el país puede dejar a un lado sus diferencias regionales y permanecer unido en la victoria.” El artículo explica como la celebración fue masiva incluso en Cataluña donde el día antes de la final, se celebró la manifestación nacionalista en protesta contra la sentencia del Constitucional. Y cree que  Zapatero puede usar el triunfo para “diluir lo que amenaza con ser una disputa política con los nacionalistas catalanes. Ayer, cuando cientos de miles de fans ondeaban banderas para rendir homenaje a sus campeones, España parecía ser un país feliz. Permanecerá así al menos hasta que la resaca lo eche abajo?.

El Frankfurter Allgemeine Zeitung también subraya el efecto unitario del triunfo y la celebración: “España ha despertado el lunes con una refrescante sensación de unidad en la variedad. Ha sido un regalo del deporte a una nación llena de dudas sobre sí misma. Un regalo del que podrían tomar ejemplo todos los políticos, también los que se sitúan en los bordes separatistas. El fútbol como inofensivo delirio colectivo hizo olvidar durante semanas la otra España fatalista, confusa y sacudida por la crisis económica y los conflictos entre nacionalidades.”

En el Frankfurter Rundschau creen sin embargo la unidad solo existirá en el triunfo: ??El fútbol puede crear bonitas ilusiones. También la ilusión de una nación española unida. Nunca se han visto tantas banderas españolas en las calles; normalmente, los españoles ven sus símbolos nacionales con una serenidad similar a la de los alemanes. También en Cataluña ondeaba la roji-gualda desde los Balcanes, al lado de la catalana. La victoria de la Roja no hará cambiar la división española”

En La Stampa analizan como la fiesta está revitalizando a Zapatero y la unidad de España: “El truco ha funcionado, como el uso político de la bandera nacional, un símbolo que hasta ahora pertenecía sólo a la derecha y que ha servido para contener los fuertes separatismos. ¿El eslogan más repetido? ??Yo soy español??. Aunque en el séptimo cielo, España, único país que no tiene un himno debido a la oposición de nacionalistas catalanes y vascos, ha demostrado su diversidad.”

Il Messaggero reflexiona sobre la capacidad del deporte para crear una mejor imagen de España: “Ahora le resulta fácil a Zapatero invocar la unidad y la creatividad de España, y exhortar al país a identificarse en el estilo de la selección nacional. La España vencedora del Mundial también ha sobresalido en los últimos años en otros deportes, consiguiendo proyectar la identidad de un país joven, dinámico, y atraer atención, simpatías y capitales.”

Y desde Holanda, rival de España en la final, el Financieele Dagblad destaca que parecen haber desaparecido las discordias: “Tras la victoria en la final de la Copa del Mundo aparece aquí y allá la bandera nacional incluso en Barcelona, la capital de Cataluña. Un suceso extraordinario en un país donde las regiones están fuertemente divididas. Los españoles parecen haber prestado atención al mensaje político del entrenador Vicente del Bosque. Este había dicho que la unidad de su equipo le gustaría verla reflejada en todo el país.”

 

Celebración en Barcelona
(Foto: Flickr/Horacero)

Print Friendly, PDF & Email