Se llaman Oculus Rift Crystal Cove y prometen una experiencia de realidad virtual como hasta ahora no se conoce. Si la versión original de este modelo ya conquistó hasta a los más exigentes seguidores, el nuevo modelo, cuyo p`rototipo se presentó en el CES 2014, ofrece una inmersión en 3D de 360º tan intensa que alguno “no querrá volver a la realidad”, segun cuentan en Gizmodo.

Una de las novedades principales es la inclusión de la posición relativa al campo de visión o lo que ellos llaman “positional tracking”. El anterior modelo trataba tu cabeza como si fuera un todo uniforme que no se puede mover. Ahora, gracias a una cámara externa, el Oculus Crystal Cove percibe el movimiento de todo el cuerpo. Es decir, es posible inclinarte para acercarte a los paneles de control, o echarse a un lado para mirar hacia una esquina.

El prototipo también incluye una mejora de la tecnología de pantalla. En modelos anteriores del Oculus Rift, mover la cabeza de un lado a otro causaba una seria distorsión de la imagen. Con el sistema de “baja persistencia” se ha eliminado el problema. La pantalla solo muestra imágenes cuando tiene buenos datos y se difumina a negro de forma imperceptible cuando no los tiene.”

El veredicto de algunos gurus como TechCrucnch o Austin Evans es claro. Estas increibles gafas de realidad virtual van a revolucionar los videojuegos en 3D del futuro.

 

Imagen de previsualización de YouTube