Escuchaba ayer en un parque de Madrid muy cerca del Bernabeu, un barrio exclusivo de la capital, el comentario de un ciudadano que se jactaba de lo mal que lo pasará la ministra Aido porque, al ser “tan joven”, se la iban a tomar por el “pito del sereno” en el ministerio.

Al margen de que este ciudadano seguramente no defendería  lo mismo en el caso del Consejero de Sanidad de Madrid, Juanjo Güemes, que también es joven y a nadie se le ocurriría chistarle nada; parece mentira que con 30 años no seamos considerados adultos perfectamente preparados para lo que sea.

Luego dirán que si no nos emacipamos, que no tenemos hijos, y que no se qué… Es lógico que la “Generación Peter Pan” (los que tienen unos 60) se niegue a crecer, pero parecen olvidar tantos y tanto éxitos de gente muy joven (Cebrian, Gabilondo, González, etc.).

Mucha suerte Ministra,  disfrútalo todo lo que puedas que los resultados serán mejores.

Print Friendly, PDF & Email