Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Es el día de las elecciones en los Estados Unidos. Para empezar, ya hay dos buenas noticias seguras: una, se va George Bush, y dos, se va definitivamente. Y, sin embargo, en nuestro país no es posible ocuparse de estas elecciones sin detenerse antes en una noticia nacional por su importancia.

 Imagen de previsualización de YouTube

La cifra de paro del mes de octubre nos revela, sin atenuantes, una verdad gravísima: se avecinan tiempos muy difíciles, tiempos mucho más largos y mucho más difíciles de lo que habíamos creído. Hay crisis internacional, es cierto, pero no estamos mejor que los demás -que eso pensábamos- sino peor, bastante peor. Es hora de abrir los ojos y dejarse definitivamente de paños calientes, nuestra prosperidad fue engañosa, tuvo mucho de espejismo, se sustentaba en arenas movedizas. Los gobiernos de Aznar y los de Zapatero, los bancos, los empresarios, los economistas, los periodistas, los sindicatos y el público en general nos equivocamos, o nos engañamos los unos a los otros porque el crecimiento actuó como un euforizante y perdimos conciencia de nuestra verdadera estatura. Nadie nos advirtió y, además, no queríamos que nadie nos advirtiera. Pero era un desarrollo de cartón piedra y se nos está viniendo abajo. No es una mala racha, es la realidad que llama a nuestra puerta, y hay que enfrentarse a ella sin perder ni un segundo. Hay tarea para todos. Las medidas asistenciales del Gobierno están muy bien pero son de alivio epidérmico. Aunque no le apetezca, Zapatero va a tener que lanzarse en tromba a la inversión pública de gran envergadura, aunque el déficit crezca. La oposición y los gobiernos autonómicos deben dejar de actuar como si los problemas económicos fueran cosa del Gobierno central, sólo de él. Y los ciudadanos, prepararnos para una larga travesía por caminos pedregosos.”

Print Friendly, PDF & Email