La España de Sánchez es la nueva “tierra de acogida de inmigrantes” pero está empezando a comprobar los costes y responsabilidades que esto implica y ante el desbordamiento que vive ha pedido ayuda a una Europa que le va a “regalar” más dinero que el que dio a Italia, cuando su flujo migratorio era mucho mayor. Es lo que denuncia el rotativo conservador italiano, tras conocerse que la UE destinará 55 millones de euros para ayudar a España en la gestión del auge de llegadas de inmigrantes. Il Giornale se muestra muy crítico y denuncia la desproporción tanto en las llegadas como en los fondos para ambos países.

Esta queja del rotativo italiano es sin embargo más bien una excepción en la forma y el tono de la cobertura de la prensa internacional de la crisis migratoria que vive España. En general la mayoría de los medios resalta que España sigue distinguiéndose por tener un enfoque político diferente y mucho más integrador que el del grueso de los gobiernos europeos. Y las declaraciones del ministro Josep Borrell desinflando la idea de que España estaba sufriendo una inmigración masiva han sido de hecho muy resaltadas.

Il Giornale afirma “España ya no sabe cómo gestionar las llegadas de inmigrantes y Europa le da más dinero que a nosotros”. El diario conservador italiano que controla la familia Berlusconi y que se está mostrando como uno de los más críticos hacia la política migratoria de Pedro Sánchez, señala ahora la desproporción de las ayudas europeas. Sostiene que la política de Salvini ha convencido incluso a las ONG y por ejemplo Proactiva Open Arms tras mantener un enfrentamiento con el ministro italiano decidido a impedir si acceso a los puertos italianos, ni siquiera intenta ya acercarse y va directamente al “nuevo reino de la acogida”, es decir la España del socialista Pedro Sánchez. Pero afirma que la “generosidad y las puertas abiertas” del nuevo gobierno español a los inmigrantes implican costes y responsabilidades que España tiene problemas para mantener. Asegura que en las últimas semanas los inmigrantes han estado deambulando por Medina Sidonia, Chiclana y otras ciudades del sur ante la fala de instalaciones adecuadas para identificarlos y acogerlos.

 

Asegura que ante esta situación Pedro Sánchez “no dudó” en pedir dinero a Bruselas y el llamamiento fue “inmediatamente aceptado” por Jean Claude Juncker que anunció una partida de 55 millones de euros. Y señala que esto evidencia la “inconsistencia” de las contribuciones hechas anteriormente a Italia. Y resalta la desproporción de los flujos gestionados por ambos países: 21.000 inmigrantes en España frente a los 95.000 que llegaron a suelo italiano en 2016 0 2017. Y recuerda que a pesar de haber recibido más de 600.000 inmigrantes desde 2014, Italia no ha logrado más de 80 millones de ayudas europeas. Habla de “miseria” en comparación con lo que va a recibir España y asegura “algo no cuadra”, hablando de una posible “represalia” como motivo.

France 24 apunta que la política migratoria de Sánchez tiene “un ojo puesto” en su electorado, igual que otros países europeos… pero al revés. La TV francesa resalta que España se ha convertido en el primer destino para los inmigrantes que intentan llegar a Europa, pero resalta que el gobierno de Pedro Sánchez ha rechazado que esté sufriendo una “inmigración masiva”, el concepto que alimenta un debate en varios países europeos. Menciona las declaraciones de Josep Borrell asegurando que se está trivializando el término masivo especialmente si se compara los 60.000 inmigrantes de España con los 1,3 millones de refugiados sirios que hay en Líbano. En este sentido se señala que los comentarios del ministro confirman que el gobierno español ha adoptado un “política diferente” con respecto a la inmigración más partidaria de integrarla para ayudar a compensar el envejecimiento de la población europea.

The Guardian resalta que el ministro de exteriores español desdeña la idea de la inmigración masiva. El periódico británico en una crónica de su corresponsal Sam Jones pone de relieve que el gobierno español está “bajo presión” para adoptar una línea más dura hacia la inmigración ante el auge de las llegadas a España, pero Josep Borrell ha pedido que se mantenga la perspectiva en este asunto, rechazando España sugra una inmigración masiva. Recuerda que unos 21.000 inmigrantes han llegado por mar a España en lo que va de año poniendo al límite las infraestructuras de acogida. Pero señala que el ministro de exteriores ha insistido en que estas cifras no son nada en comparación con las de refugiados sirios que acogen los países de Oriente Medio. Añade que Borrell ha pedido que no se trivialice el término “masivo” y ha recordado que Europa necesita “sangre nueva para compensar su baja natalidad.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email