Dos activistas de Greenpeace se encaramaron el pasado viernes (2-oct-2009), en una grua en la mina de Svalbard en el Ártico. En ese lugar se instaló una pancarta donde podía leerse “Quemar carbón derrite el Ártico”.

Allí, a bordo del Artic Sunrise, Juan López de Uralde -Dtor. de Greenpeace España- atendía a radiocable.com y explicaba cómo se estaba desarrollando la acción:

 

“El objetivo de la misma es denunciar que en el Ártico, -que está siendo especialmente afectado por el cambio climático con un aumento sustancial de las temperaturas por encima de la media-, también, paradojicamente, se está extrayendo carbón”

Los activistas  paralizaron  el tren de carga del puerto, donde dos personas permanecieron  descolgadas durante más de 30 horas.  Con esta iniciativa, Greenpeace quería poner el foco en la utilización de los combustibles fósiles y su efecto sobre el cambio climático:

“Estamos a menos de 70 días de la cumbre sobre Cambio Climático de Copenhague y parece no haber preocupación. Mientras Obama corre a la ciudad este fin de semana a por los Juegos Olímpicos, sin embargo, el Cambio Climático, que es realmente muchísimo más grave, parece que no le interesa” -señala López de Uralde en radiocable.com

El asunto no es menor y el lugar no fue elegido al azar: “Las 2,4 millones de toneladas de carbón extraído aquí solamente en 2009, se quemarán en centrales térmicas de toda Europa. Paradójicamente, la quema de este carbón genera cambio climático que destruye el ecosistema Ártico”. -explicaba el director de Greenpeace españa en su blog.

Print Friendly, PDF & Email