Sus campañas suelen ser rompedoras, provocadoras y apoyarse en la sociedad civil más que en las instituciones, pero la organización ecologista considera que el planeta se juega tanto el próximo 11 de septiembre cuando la Union Europea decidirá su política climática hasta 2020 que se merece un “cambio de estrategia”. La última campaña de Greenpeace apela a los políticos europeos para que asuman el liderazgo contra el calentamiento global y lo hace recogiendo sus propias palabras o halagándoles.

 

Imagen de previsualización de YouTube

La ONG ha recuperado discursos de los líderes actuales y pasados por el cambio climático para convencerles de la necesidad imperiosa de actuar ahora. En Francia han ido incluso más lejos y han “inundado” París de carteles con la imagen de Sarkozy en el mismo poster de colores azul y rojo que ha convertido en un icono a Barack Obama. Y debajo la leyenda “Yes we can”. Al asociar ambas figuras han creado sorpresa, expectación y algo de mofa, pero sobre todo ha permitido a Greenpeace provocar curiosidad e interés sobre la cumbre.

Carteles Sarkobama
(Foto: Flickr/Paris2e)

Los ecologistas explican que entre el 11 y 12 de diciembre los jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea se reúnen para fijar los compromisos climáticos de los próximos 12 años. Consideran que si no se recorta mínimo un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero para entonces, no se podrá evitar una subida de 2ºC en la temperatura global del planeta. Y denuncian que últimamente la UE está cendiendo a las presiones de la industria.

Aunque por supuesto la campaña “Time to lead” (Tiempo de liderar) también tiene un fuerte componente ciudadano y además de apelar a los políticos, Greenpeace pide a la gente que presione para obligar a sus líderes a escucharles a ellos y no a la industria.

 

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email