El diario británico desde su blog Poverty Matters (La pobreza importa) defiende que pese al importante recorte del presupuesto destinado a cooperación, España puede jugar un papel destacado en el sector. El texto de Jonathan Glennie sostiene que con un trabajo más enfocado, España puede demostrar que el dinero no lo es todo en la ayuda al desarrollo.

Un proyecto de cooperación español de FADEI

(Foto: Flickr/Fundaciónfadei)

The Guardian explica: “El compromiso de España para aumentar su programa de ayuda en la década de 2000 fue notable. De ser receptor neto de ayuda hasta los 80, se convirtió en el sexto mayor donante bilateral, pasando de destinar menos de 2.000 millones de dólates a casi 7.000 millones en sólo seis años. Pero entonces la economía se estrelló. España está recortando y ningun ministerio ha visto su presupuesto tan salvajemente recortado como el de ayuda al desarrollo. Le correspondió poco más de 4.000 millones en 2011 y disminuye constantemente.”

Pero el texto asegura: “A pesar de que esta noticia sea aparentemente mala, hay dos razones por las que España puede estar alegre. En primer lugar, el dinero no lo es todo. Yo no compro los números que las ONG dan a veces relacionando dinero gastado con vidas salvadas. Mucho más importante son los objetivos y la eficacia de las intervenciones de ayuda. En lugar de preocuparse por la cantidad de dinero que gasta, España debería demostrar lo mucho que puede conseguir con dinero limitado. Y 4.000 millones sigue siendo mucho dinero. Un optimista podría celebrar la ocasión que España ahora tiene de liderar el mundo en el replanteamiento de las estrategias de ayuda para una nueva era.”

Y añaden: “España ha destinado por lo general la gran mayoría de su ayuda a países de renta media y ha establecido una especie de nicho en esta área. Se trata de países que no dependen de la ayuda, pero para los que esa ayuda puede catalizar el cambio. La segunda razón por la que la austeridad puede haber hecho un favor estratégico a los esfuerzos españoles en desarrollo, es que ahora el Gobierno y la sociedad civil tendrán que concentrarse en la amplia gama de maneras en que el país impacta positiva o negativamente en los esfuerzos de desarrollo sostenible.”

[Leer el artículo completo en The Guardian]

The Guardian es un diario británico fundado en 1821 y conocido hasta 1959 como The Manchester Guardian. Su editor es Alan Rusbridger y su línea editorial es de centro izquierda. Es propiedad del Guardian Media Group que también edita The Observer que controlaba hasta 2008 The Scott Trust, una fundación sin ánimo de lucro centrada en mantener la independencia del diario. Ahora pertenece al The Scott Trust Limited, una compañía que ya no es una fundación, pero mantiene los mismos preceptos. Fue el diario que destapó el escándalo de las escuchas telefónicas en Reino Unido que provocó el cierre del tabloide News of the world. En marzo de 2012 su circulacion fue de 217.190 ejemplares pero su website es la 2ª más popular entre los medios de Reino Unido, solo por detrás de la del Daily Mail.