El diario británico publica un artículo de su corresponsal Giles Tremlett en el que asegura que la banda terrorista vasca anunciará en breve el abandono de la violencia. Destaca la celebración de la Conferencia de paz en Euskadi que podría “dar una excusa” a ETA. Creen que el comunicado no significará la disolución del grupo, pero sí un “paso irreversible” hacia el final. Y que la izquierda abertzale “imitará” luego los movimientos de Gerry Adams en el Ulster.

The Guardian y el fin de ETA

El texto sostiene: “En un paso histórico para España, se espera que el grupo armado separatista vasco ETA anuncie esta semana el cese definitivo de más de cuatro décadas de violencia, según fuentes cercanas a las negociaciones.”

“Con el ex secretario general, Kofi Annan, volando al País Vasco el lunes para mantener conversaciones y una reciente petición de varios cientos de presos de ETA a poner fin a la violencia, las fuentes en el País Vasco y otras personas involucradas en el proceso dicen que el grupo hará un importante anuncio en breve” asegura el diario británico.

Recuerdan además que “ETA ya estaba practicando lo que califican de “permanente” alto el fuego, anunciado en septiembre de 2010, pero ha roto unilateralmente anteriores treguas que también había considerado “permanentes”. Aunque no está claro exactamente qué palabras usará la banda en su próxima declaración, parece que sí dará un paso irreversible hacia el final de un grupo que ha matado a más de 800 personas en ataques con bomba y pistola en toda España en los últimos 43 años.”

Sobre la Conferencia de Paz que se celebra este lunes apuntan: “un llamamiento público de Annan y de otros mediadores, incluyendo al presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, para que ETA apueste por la paz ofrecería el grupo una excusa para declarar su voluntad de abandonar las armas, según las fuentes. Los líderes políticos separatistas radicales vascos imitarían entonces los movimientos de Adams durante el proceso de paz del Ulster, cuando, en 2005, apeló directamente al IRA a abandonar las armas.”

“Se espera que ETA reaccione con rapidez, aunque no llegaría a anunciar su disolución. Podría seguir el ejemplo del IRA, llamando a sus miembros a usar medios exclusivamente pacíficos, sin disolver. Los que tienen experiencia sobre Eta, sin embargo, insisten en que el grupo sigue siendo impredecible” recoge The Guardian.

También destacan la proximidad de las elecciones generales del 20 de noviembre que probablemente supongan un cambio de gobierno: “aunque el PP siempre se ha negado a considerar cualquier tipo de diálogo con ETA, se sabe que estuvieron en contacto con el grupo durante un alto el fuego anterior en 1998. El primer ministro “halcon” del PP en aquel momento, José María Aznar, a quien ETA había intentado matar con un coche bomba en 1995, incluso trasladó a algunos de los presos del grupo a cárceles más cerca del País Vasco, en un gesto de buena voluntad.”

Y sobre las posturas actuales en el PP dicen: “Rajoy ha tenido cuidado de no hacer comentarios sobre las recientes señales de que ETA está buscando una manera de salir del callejón sin salida del terrorismo. De hecho, apenas ha hablado de ETA – que era una obsesión para su partido con Aznar – en los últimos cuatro años en la oposición. Los dirigentes locales del PP en el País Vasco, que han visto a varios de sus miembros asesinados por ETA en los últimos años, también se han mostrado mucho más abiertos a ayudar al final de la banda con más tacto.”