El diario bitánico rema contracorriente en un artículo de opinión de Megan Greene que sostiene que España tiene buenas razones para no pedir el rescate todavía. Apunta que aunque los costes de financiación “sean para llorar”, España puede aguantar. Evitaría asi que la presión pasara a Italia obligando a la UE a rescatar a ambos cuando los “cortafuegos” aún no están en funcionamiento.


(Foto: Flickr/Somosnolbes)

The Guardian dice: “Es una regla general entre los analistas de la crisis de la eurozona que cuanto más niegan algo los representantes oficiales, más probable es que suceda. Con los costes de financiación de España en máximos históricos de la eurozona, sus representantes insisten en que no necesitarán un rescate completo. Sin embargo, para la mayoría de nosotros ya no se trata de si habrá rescate sino de cuándo será. El pánico en los mercados de esta semana hace pensar que es inminente, pero yo creo que se aplazará todo lo posible, probablemente hasta principios del año que viene.”

Apunta que: “España no está en la misma posición que la de otros países que fueron rescatados, porque no está a punto de quedarse sin dinero en efectivo. Cuenta con un vencimiento medio de su deuda es a largo plazo, por lo que su deuda no se planteará en tasas tan altas de golpe. Pero sus dificultades son importantes y variadas: un agujero negro aparente del sector bancario, enormes deudas regionales, el aumento del desempleo y la fuga acelerada de capital. Un rescate soberano no necesariamente arregla estas cuestiones.”

Pero sobre todo aboga por esparar a que el Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM) esté en funcionamiento: “E Fondo de Estabilidad, EFSF solo no tiene ninguna posibilidad de cubrir los costes de los préstamos a España y de Italia en los próximos años. Un compromiso inmediato para rescatar a España y después a Italia, en una situación de falta de de dinero del ESM y del FMI, carecería de credibilidad. Juntos, estos fondos están destinados a ser un cortafuegos. Si España pide ahora un rescate, los políticos la eurozona se verían tratando de proteger a dos grandes países, con lo que equivale a una valla hecha de palillos para dientes.”

[Leer el artículo completo en The Guardian]

Print Friendly, PDF & Email