El gigante español de la moda vuelve a ser cuestionado por las condiciones labores en sus fábricas, ahora en Brasil y la noticia es recogida por medios locales y anglosajones como the Guardian. En 2011, tras la denuncia de que algunas de sus subcontratas en el país usaban mano de obra esclava, la dueña de Zara firmó un acuerdo con las autoridades comprometiéndose a mejorar las condiciones laborales. Ahora el Ministerio de trabajo brasileño considera que la empresa ha incumplido el pacto y ha decidido sancionarla. Inditex ha recurrido la multa, negado las acusaciones y rebatido el informe del ministerio.

The Guardian recoge la amenaza de multa en Brasil contra Inditex por las condiciones laborales y la respuesta de la empresa. En una crónica titulada: “Zara owner Inditex faces fines in Brazil over poor working conditions claim” recoge que la firma española podría ser multada con hasta 25 millones de dólares por el gobierno brasileño. Detalla cómo el informe sostiene que hay evidencias de abusos laborales contra 7.000 trabajadores desde 2012 en las fábricas de Inditex, con accidentes laborales y casos de jornadas de trabajo excesivas. Pero menciona la respuesta de Inditex que ha apelado contra el informe de inspección por no tener una “base creíble”. Y apunta que la gran mayoría de los incidentes recogidos fueron menores, como problemas con las sillas que ya se han solucionado.”

Folha de Sao Paulo señala que Brasil ha encontrado más de 430 irregularidades en fábricas de Zara. En su información titulada: “Ministério do Trabalho autua Zara por descumprir compromisso” explica que 83 inspecciones en las 67 empresas que trabajan para la firma española en el país  se documentarios 433 irregularidades. Y apunta que el programa de erradicación del trabajo esclavo del MTE, ha calculado que 7.071 trabajadores fueron perjudicados.

Correio do Bahia afirma que Zara ha sido sancionada por no acabar con el trabajo esclavo. Su noticia lleva por título: “Zara é autuada por não cumprir acordo para acabar com trabalho escravo” y recoge que la empresa española de moda ha sido acusada por el Ministerio de Trabajo y Empleo de Brasil de incumplir el Termo de ajustamento de Conduta (TAC), el acuerdo firmado en 2011 para corregir las condiciones degradantes que caracterizaban el trabajo esclavo en la cadena productiva de la firma. Y señala que entre las irregularidades detectadas había casos de trabajo infantil, atrasos no pagaso y discriminación a inmigrantes.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio mencionado.