Imagina una guerra en la que un grupo de militares pudiera disparar sus armas prácticamente desde casa. Abre los ojos: bienvenido a la guerra de EEUU en Afganistan.

La primera invasión de Irak ya nos dió unas pistas: la guerra del futuro parecería un videojuego, se retransmitiría en directo y se haría a distancia. Las muertes se vuelven frías y las bajas, para quien dispone de la tecnología se reducen al mínimo. En la actualidad, cuenta fogonazos, “los silenciosos M-Q1 Predator y MQ-9 Reaper vuelan sobre Afganistán cada día y lanzan sus misiles sobre los desprevenidos talibanes”.

Estos vehículos no tripulados “son manejados por personas que se encuentran a miles de kilómetros de allí, en la base aérea de Creech, al norte de Las Vegas“.

El blog publica un fragmento del especial de la PBS ??La guerra de Obama? que, -señala-, nos permite asomarnos por un momento a esa auténtica ??guerra por control remoto? en la que un grupo de pilotos se sienta frente a una pantalla y acaba con la vida de otras personas en el otro extremo del globo”:

Después de fijar el objetivo, realizan una cuenta atrás y aprietan el botón que acaba con su vida. Apenas la traza del misil y un destello. El enemigo ha muerto pero en la cabina no se oye una mosca. Al terminar, los soldados recogen sus cosas y se marchan a casa, a cenar con la familia.

[Lo ha encontrado fogonazos y nosotros a ellos via Nacho Escolar, autor de este titular]