BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El periódico británico The Guardian es uno de los medios extranjeros que sigue con más interés el caso de Aminatou Haidar. Hoy se publica un artículo firmado por Brian Eno y por Stefan Simanowitz que lleva el título de : ??Una tragedia para el Sahara Occidental?y la semana pasada se publicó otro artículo, escrito por Paul Laverty y por el director de cine Ken Loach, titulado “No nos inclinaremos ante este rey?.

Brian Eno y Stefan Simanowitz  señalan: ??Haidar, una activista pro derechos humanos que ha sido nominada para el premio Nobel de la paz, no está considerando la posibilidad de abandonar a menos que su única demanda ??que se le permita regresar a su país- se satisfaga. […] ??Marruecos ha adoptado una postura firme en este asunto […] ha pedido que ofrezca disculpas por cuestionar la reivindicación de Marruecos a la soberanía de lo que es una antigua colonia española, reivindicación que no ha sido reconocida por una sola nación y que ha sido rechazada por el tribunal internacional de justicia?.

En otro texto diferente, publicado igualmente en The Guardian pero la pasada semana, Paul Laverty y el director de cine Ken Loach exclamaban: “No nos inclinaremos ante este rey”:

??Se tiene que hacer justicia con Haminatou Haidar, que prosigue con su huelga de hambre. Suplicando al corrupto rey de Marruecos no se logrará?[…] ??Pedimos que se añadan nuestros nombres a la carta dirigida al Rey de España y firmada por muchos escritores brillantes, artistas, políticos y sindicalistas urgiéndolo a que interceda ante el Rey Mohamed VI de Marruecos para que pueda salvarse la vida de Haidar. Esta iniciativa, sin embargo, pone de relieve un hecho esencial: el Rey Mohamed VI es la figura que detenta el auténtico poder en Marruecos.[…] Ya es hora de más claridad y de menos reverencias?.

Tal y como decíamos ayer, es sorprendente que la Administración marroquí esté siendo incapaz de calcular el daño que para su imagen y para la de Mohamed VI está provocando la inacción en el caso Haidar.  Pretender que el tiempo sea quien termine tapando la situación es tan ingenuo como revelador.

Cuando se exigió a Aminatou que pidiera disculpas al Rey, el gobierno marroquí creyó estar cometiendo un acto de generosidad controlado pero, mientras tanto, el mundo estaba viendo una conducta anclada en el paradigma del poder medieval. Quizá algún día el Rey de Marruecos pueda entender que el mundo en el que vive se parece más bien poco al de hace 500 años, aunque es deseable que, cuando eso pase, ya no sea demasiado tarde para la activista. Es deseable por ella y por todas las Aminatou que vendrán si él no se comporta de forma inteligente ahora.

En el mundo existe un nuevo poder; se llama opinión pública. Es tan amplio, tan diverso y tan global que no es controlable ni facilmente manipulable. Permítanme que les presente. Sr Mohamed, aquí la opinión pública. Opinión pública aquí el Sr. Mohamed VI. Vamos a tratarnos bien.

Print Friendly, PDF & Email