Un crucero en Haiti

La imagen de un mega-crucero de lujo desembarcando pasajeros en las playas de la costa norte de Haití a 100km de la zona devastada por el terremoto ha levantado ampollas. El diario británico The Guardian publicó la historia y las críticas por insensibilidad o crueldad no se hicieron esperar. Sin embargo, hay también otro debate. La Royal Caribbean, la empresa propietaria del crucero es también uno de los pocos inversores extranjeros en Haiti, que genera empleo local y riqueza. Dada la crítica situación del país, ¿se debe suspender el turismo?

La Royal Caribbean tiene en la bahia de Labadee lo que ellos mismos llaman un “paraíso privado”: playas inmaculadas, paisajes sensacionales y la posibilidad de realizar todo tipo de deportes y actividades -snorkel, parasailing, parques acuáticos, etc-. Todo esto en un país que ya antes del terremoto figuraba en todos los rankings de pobreza del planeta.

En este complejo dan empleo directo a más de 230 haitianos y otros 300 viven indirectamente de los turistas. La compañía paga al Gobierno de Haití 6 dólares americanos por cada pasajero que visita Labadee, pero impide la entrada a los haitianos, para ello cuenta con guardias de seguridad propios. El lugar también ha recibido críticas por privatizar las costas del país y por importar alimentos y bienes de otros lugares.

Imagen de previsualización de YouTube

El pasado viernes 15 de enero el Independence of the Seas hizo escala en Labadee. Hubo un fuerte debate en la empresa sobre la conveniencia de mantener esta escala en un país inmerso en una tragedia y una crisis tan monumental, pero se hizo. La Royal Caribbean aseguró que donaría el 100% de los beneficios del viaje a la reconstrucción y llevó ayuda humanitaria. Pero la decisión dividió a los pasajeros.

En un foro de críticas de cruceros de Internet se pueden leer toda clase de opiniones, de turistas que estuvieron alli o de personas que tienen planeada esa escala. Algunos aseguraron que no se veían “tomando el sol, bañandose o disfrutando un cocktail mientras decenas de miles de muertos son apilados en las calles y los supervivientes buscan deseperadamente comida y agua”. Otros se muestran sobre todo preocupados por la seguridad. Y también hay quien asegura que pase lo que pase a su alrededor disfrutará de sus vacaciones.

El presidente de Royal Caribbean, Richard Fain defendió en Fox News a su empresa, su capacidad para llevar ayuda humanitaria y contribuir a la recuperación de la isla a largo plazo.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero la empresa de cruceros no es la única que gana dinero en Haiti. El blog Guerra y Paz también recoge una serie de compañías privadas que pueden hacer negocio en el país… tras la crisis provocada por el terremoto: empresas especializadas en temas de seguridad, de suministros de equipos médicos o dedicadas a proporcionar transporte aéreo, ¿una amoralidad?…

Print Friendly, PDF & Email