El diario estadounidense analiza en un artículo firmado por Gina Montaner la “creciente impopularidad de la marca España” en el continente. Destaca un estudio en 8 países que desvela la devaluación de imagen española, los “ataques” de Argentina y Bolivia y la percepción de que “España está al borde del precipicio”.

Logo de España

El Nuevo Herald señala que “un estudio del Reputation Institute en 8 países de la región ??Argentina, Brasil, Colombia, Bolivia, México, Perú, Chile y Puerto Rico?? reveló la devaluación de la imagen de la península ibérica, sobre todo, en Argentina. Coincidiendo con la creciente impopularidad de la ??marca España?, la presidenta argentina no dudó en humillar públicamente al gobierno español”. Y destaca la multa millonaria a Telefónica por un apagón que afectó a 18 millones de usuarios durante cinco horas, la prohibición de importar jamón serrano.”

“Está claro que lo español pasa por horas bajas en Argentina, pero lo que llama la atención es que, como suele ocurrir con lo que está in y out, las tendencias se contagian. El gobernante Evo Morales aprovechó la celebración del pasado 1 de mayo para ??regalarle al pueblo? la filial local de transporte de energía del grupo español Red Eléctrica. Aquello fue otra expropiación en toda la regla, sintonizada con el espíritu del socialismo del siglo XXI. Con arrogancia y a sabiendas de que la compañía española afectada no tiene cómo ejercer presión”.

El diario señala: “lo que le está ocurriendo a España, inmersa en una grave crisis económica en la que se suceden las malas noticias financieras, es la súbita vulnerabilidad que sufre el más débil frente a los matones del barrio. Es posible que las políticas estatistas de Argentina y Bolivia acaben por ser un fracaso, pero hoy por hoy lo que inunda los titulares internacionales es que España está al borde del precipicio, que vuelve a ser una nación de emigrantes y que el sector privado apenas sale a flote en el ámbito doméstico. Digamos que ahora el eslogan Spain is different es para mal.”

[Leer el artículo completo en El Nuevo Herald]