En 2003 se creó Second Life, un mundo virtual en el que los usuarios se creaban avatares digitales y podían interactuar en un universo en el que todo era posible. Su creador fue Phillip Rosedale y el impacto que tuvo, especialmente en los medios, fue enorme… aunque no llegó a triunfar del todo y convertirse en referencia. Ahora, sin embargo, en un mundo aún más conectado, que ha adoptado con fervor las redes sociales y donde la realidad virtual tiene cada vez más presencia, se prepara High Fidelity, algo asi como la versión mejorada de Second Life.

El propio Rosedale es el padre de esta nueva plataforma que asegura haber aprendido de los errores de SL. Con su equipo de 12 personas ha desarrollado este nuevo mundo virtual que todavía no está en funcionamiento, pero del que ya se van conociendo detalles que suscitan interés. Una reportera de New Scientist entrevistó dentro de la propia plataforma High Fidelity a Phillip Rosedale y destacó que su avatar se comportaba igual que él.

Y es que ese es precisamente el objetivo de High Fidelity, que en este nuevo mundo virtual, los usuarios puedan interactuar de forma mucho más realista. Hasta el punto que los avatares podrán imitar las expresiones corporales y faciales de quienes representen. Para eso, la plataforma  permite interactuar con otros dispositivos que monitorizan el movimiento del usuario de carne y hueso. Navegando con unas Google Glass, por ejemplo, se podrán trasladar los movimientos a la pantalla. Asi lo explican en este video.

Imagen de previsualización de YouTube