Maaike Homan, de los diarios Trouw y Het Financieele Dagblad se muestra en radiocable.com contraria a cambiar la ley para que la hipoteca en el banco se pueda saldar solo con la entrega de la vivienda. Cree que no sería bueno para la economía española. Aliviaría a algunos consumidores, pero provocaría una bajada general del precio de la vivienda y problemas de solvencia a las cajas de ahorros. Problemas, que segun la corresponsal, podrían incluso llevar al rescate de España.

Maaike Homan

Maaike Homan considera que “las cajas españolas ya tiene bastantes problemas con el sector inmobiliario”, asi que no deben estar “muy contentas” con el debate sobre la posibilidad de saldar hipotecas con casas. Cree que aunque pudiera ser un “gran alivio” para quienes no pueden pagar, si se cambiara la ley, uno de los riesgos sería un gran descenso del valor de la vivienda.

Pero sobre todo cree que de hacerse “bastantes consumidores con problemas querrían devolver las llaves de sus casas, pero eso significaría que las cajas tendrían más viviendas en sus saldos. Y esta situación les puede provocar problemas de solvencia”. Esto desembocaría en la petición de ayudas públicas y en “una segunda crisis bancaria que resultaría fatal para el destino económico de España ya que tendría que ser rescatada por la UE”.

Cree en cualquier caso que el problema actual es responsabilidad tanto de los clientes y de las entidades. Los primeros cometieron un error y debían haber sabido cual era el precio máximo que podían pagar y las “cajas nunca deberían haber dado hipotecas tan altas a gentes con salarios no tan altos”.

La corresponsal explica que en Holanda, que cuenta con una ley similar a la española en la que la deuda no se salda solo con la entrega de la vivienda, no ha habido demandas de cambio: “alli la crisis ha afectado de diferentes manera. Poca gente perdió su trabajo y ha tenido problemas para pagar la hipoteca”. Pero sobre todo explica que la gran diferencia entre el mercado holandés y español son los precios de las viviendas: “hay economistas que dicen que el valor de las casas en España tendrían que ser un 40% menos que los actuales. Los precios están inflados”.

Print Friendly, PDF & Email