Con el nombre de Pylos se ha presentado en el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña, (IAAC) la primera impresora tridimensional cuya “tinta” para crear objeto, es un material natural y barato como la tierra. Ha sido diseñada por un investigador llamado Sofoklis Giannakopoulos y pretende convertirse en “un método de construcción a gran escala”.

Además de las ventajas económicas que supone construir con tierra, este material ofrece otras como aislación térmica natural, protección contra incendio, circulación del aire, bajo costo inicial, estructuras 100% reciclables, rigidez, gran fuerza, bajas emisiones de CO2, regulación del clima y proveer un ambiente interior saludable.

Pylos puede usarse para construir objetos pequeños o edificaciones de mayor tamaño por piezas. En las primeras pruebas se ha mezclado la tierra (96%) con aditivos y otros elementos naturales (4%), obteniendo un nuevo material que posee “3 veces más alta resistencia a la tracción que la arcilla industrial”.