Cuando salieron, las impresoras de objetos tridimensionales también llamadas fabbing, hacían presagiar una auténtica revolución social al permitir la autoproducción. Desde entonces han ido creciendo y ofreciendo soluciones en diversos campos en 3D. Pero ahora, Behrokh Khoshnevis, profesor de la Universidad de California, plantea llevar este proceso un paso más allá y que se pueda contruir casas directamente con impresoras 3D.

Estas máquinas “fabrican” objetos superponiendo capas de materiales plásticos o resinas. Para construir casas habría que sustituir estos compuestos por un hormigón especial. Pero el resto del proceso sería similar aunque a mucha mayor escala. La compañía Countour Crafting ya está trabajando en ello.

En este video, de una conferencia TED, se explican los detalles.

Imagen de previsualización de YouTube

Este sistema de construcción de viviendas traería numerosas ventajas: un coste muy reducido en comparación con el tradicional, la rapidez, ya que se podría levantar una casa en un día y la personalización. La construcción en impresoras 3d permite tal flexibilidad que el cliente podría ir decidiendo y cambiando diversos aspectos, como el tamaño de los espacios, la distribución de cables y tuberías o las formas de las paredes de la casa casi sobre la marcha y con un simple click.

Print Friendly, PDF & Email